Hacemos uso de cookies. Al utilizar nuestros servicios, consideramos que acepta su uso. Más información.
Más información

Artículo original: Norton AE, Konvinse K, Philips EJ, Broyles AD. Antibiotic allergy in Pediatrics. Pediatrics. 2018;141:e20172497.. |

RESUMEN

Revisión de la situación actual de la epidemiología, fisiopatología, clínica, diagnóstico, manejo terapéutico e impacto clínico a largo plazo de la sospecha de alergia a antibióticos en el paciente pediátrico. Actualmente la alergia a antibióticos sufre un fenómeno de sobrediagnóstico en Pediatría que, además, tiende a perpetuarse a largo plazo en la edad adulta, condicionando el uso de antibióticos de segunda línea, frecuentemente menos efectivos, con efectos secundarios más frecuentes y menos económicos. Además, favorece la emergencia de bacterias resistentes en el entorno del paciente. Esta revisión recopila la evidencia actual sobre las estrategias diagnósticas y terapéuticas más certeras ante la sospecha de cuadros de alergia a antibióticos con el objetivo de prevenir las consecuencias a largo plazo del sobrediagnóstico de esta condición.

PERLAS CLÍNICAS

  1. ¿Cuál es la prevalencia real de alérgicos a antibióticos entre pacientes que refieren una alergia a los mismos?

    El 15% de los adultos aseguran padecer alergia a antibióticos en EE. UU. De entre ellos, menos de un paciente de cada 10 presenta, tras la realización de pruebas cutáneas o test de administración controlada, una alergia real. En el ámbito pediátrico, casi el 8% de los padres refieren una alergia a antibióticos en sus hijos. De entre ellos, tras la realización del correspondiente estudio alérgico, tan solo el 0,1% padecen una alergia real, lo que arroja un problema de sobrediagnóstico si cabe aún más acusado entre la población pediátrica.

  2. ¿Cuándo debemos sospechar una “falsa” alergia a antibióticos?

    Algunos datos clínicos resultan sugerentes de una reacción no alérgica ante la exposición a un antibiótico. Es frecuente entre los padres la confusión de cualquier reacción adversa (diarrea, vómitos, malestar, mareos, etc.) con una reacción de hipersensibilidad. La presencia de un exantema cutáneo es frecuente entre los niños a los que se prescribe amoxicilina o ampicilina (3-7%) por un origen viral del mismo u otros motivos no alérgicos. Típicamente esta urticaria no IgE mediada se produce tras varias horas o días de exposición al fármaco, aunque también las reacciones alérgicas no inmediatas cumplen con este criterio. La presencia de tolerancia posterior al mismo fármaco tras la supuesta reacción adversa es sugerente de una “falsa” alergia a antibióticos.

  3. ¿La alergia a penicilina condiciona la necesidad de exclusión de todos los antibióticos betalactámicos?

    Tan solo el 2% de los pacientes con alergia a la penicilina presentan reactividad cruzada a la exposición a cefalosporinas. Sin embargo, dentro de la familia de cefalosporinas, algunas pueden elevar este riesgo hasta el 30% por compartir la estructura molecular de la cadena lateral R1. La presente revisión ofrece información interesante de cara a evitar las alternativas de mayor riesgo. El uso de aztreonam o carbapenem en alérgicos a penicilina tan solo producirá reactividad cruzada en el 1% de todos los casos, por lo que se consideran fármacos seguros en estos pacientes en determinadas condiciones.

  4. ¿Qué pacientes con sospecha de alergia a antibióticos deberían ser evaluados por un alergólogo?

    La caracterización de un paciente como alérgico a antibióticos tiene repercusiones clínicas importantes a largo plazo. Todos los pacientes de cualquier edad con dicha sospecha deberían ser remitidos. Incluso aquellos pacientes que afrontan el uso de antibióticos por un síndrome infeccioso con alternativas de igual eficacia que los antibióticos de elección y sin riesgo de reacciones cruzadas deberían ser considerados para valoración.

EN PERSPECTIVA

  1. La revisión propuesta por Allison Norton destaca la importancia de caracterizar de forma certera y comprobada por un alergólogo a los pacientes pediátricos alérgicos a antibióticos, para eliminar las consecuencias negativas en salud del sobrediagnóstico de esta condición.
  2. Las guías de práctica clínica1,2, hasta la publicación del presente artículo, han destacado las estrategias diagnósticas más recomendables en dependencia del tipo de reacción. Otras se han centrado en la propuesta de las mejores alternativas de tratamiento antibiótico según distintos síndromes infecciosos en los pacientes con sospecha de alergia. Recientemente en España se ha publicado un interesante documento de consenso pediátrico3 para pacientes con alergia a penicilina o amoxicilina en esta línea.
  3. La actual revisión es consecuencia de la creciente preocupación sanitaria por la emergencia de resistencias a antibióticos entre las bacterias comunitarias y por el sobrediagnóstico de determinadas condiciones con repercusiones indeseables en salud a largo plazo. Por tanto, actualiza el estado actual del tema desde una perspectiva de uso racional de los recursos sanitarios.
  4. La lectura de esta revisión nos sugiere la importancia de remitir en nuestra práctica clínica habitual a todo paciente con sospecha de alergia a antibióticos para evaluación por un alergólogo, manteniendo las precauciones en la evitación del fármaco hasta ese momento, pero manteniendo una actitud proactiva para revelar “falsas” alergias medicamentosas. La educación de los profesionales sanitarios y de los propios pacientes para reducir el sobrediagnóstico de la alergia a antibióticos puede condicionar en el futuro una mejora en la salud global. Nuevas estrategias diagnósticas que reduzcan la incertidumbre en las reacciones inmediatas y no inmediatas, como los test genéticos y el uso de historia clínica electrónica con la revisión frecuente contrastada de la situación de las alergias en los pacientes se proponen como estrategias para avanzar en el futuro en esta dirección.

Bibliografía

Valoración

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Nº de votos: 0

Realice esta actividad para poder valorarla.


No hay comentarios
Esta actividad no admite más comentarios
Compartir