Hacemos uso de cookies. Al utilizar nuestros servicios, consideramos que acepta su uso. Más información.
Más información

Artículo original:

Koziarz A, Sne N, Kegel F, Nath S, Badhiwala JH, Nassiri F, et al. Bedside optic nerve ultrasonography for diagnosing increased intracranial pressure: a systematic review and meta-analysis. Ann Intern Med. 2019 [en prensa].

RESUMEN

Revisión sistemática y metanálisis realizado por un grupo de investigadores pertenecientes a diferentes hospitales canadienses, en el que se evalúa la seguridad diagnóstica de la ecografía del nervio óptico para predecir la presencia de hipertensión intracraneal (HIC). Para ello revisan 13 bases de datos, entre ellas Medline, EMBASE y Web of Science, sin restricción de idiomas. Abarcan población adulta y pediátrica. De los 2354 registros identificados, 71 estudios cumplen los criterios de selección (61 en adultos y 10 en niños), que comprenden 4551 pacientes (356 niños y 4195 adultos). Los estudios analizan pacientes con traumatismo craneal y pacientes con otras patologías neurológicas. Se valoró sensibilidad, especificidad, valor predictivo positivo y negativo, razón de probabilidad positiva y negativa, en diferentes variables, edad, causa de la hipertensión, entrenamiento previo del realizador la prueba, valor de corte, especialidad del médico realizador, comparación con métodos estándar (tomografía computarizada [TC], resonancia magnética [RM], punción lumbar). Se consideró como punto de corte óptimo, un valor del diámetro medido de 5 mm. Se observaron alta sensibilidad y especificidad (97 y 86% respectivamente), así como cocientes de probabilidades positivas y negativas significativos para poder sugerir o descartar hipertensión intracraneal. Consideran esta prueba como una herramienta diagnóstica segura que puede ser útil en varias poblaciones y situaciones. Es un método no invasivo, rápido y fácil de realizar y puede permitir a los profesionales seleccionar a los pacientes con sospecha de hipertensión intracraneal.

PERLAS CLÍNICAS

  1. ¿Qué pacientes pueden beneficiarse de esta prueba?
  2. El aumento en la presión intracraneal puede ser el resultado de diferentes situaciones, tales como traumatismo craneal, alteraciones en la circulación del líquido cefalorraquídeo, lesiones intracraneales, etc. El pronóstico de estos pacientes depende en parte de un diagnóstico rápido y de la puesta en marcha de medidas dirigidas a reducir dicha presión. El patrón oro actual para la medición precisa de la presión intracraneal (PIC) es la colocación invasiva de un catéter intraventricular. Sin embargo, este sistema se ha asociado con altas tasas de infección, malposición y hemorragia. Por lo tanto, todos los pacientes en riesgo de presentar hipertensión intracraneal pueden beneficiarse de un diagnóstico no invasivo de esta.

  3. ¿Qué beneficios aporta la ecografía del nervio óptico?
  4. La ecografía a pie de cama es un método rápido, portátil, no invasivo, seguro y sencillo, en comparación con otros métodos más costosos e invasivos, que puede detectar pacientes con sospecha de hipertensión intracraneal.

  5. ¿Se necesita algún tipo de preparación específica?
  6. De acuerdo con el artículo, existe una ligera diferencia en los resultados obtenidos en relación con el responsable de realizar la tarea (95% de sensibilidad en personal entrenado frente a 93% en personal sin preparación previa). Por lo tanto, se considera necesario algún tipo de preparación y experiencia para garantizar los resultados.

  7. ¿Son fiables los resultados aportados por esta medición?
  8. Según los hallazgos del estudio, una lectura de <5 mm de diámetro de la vaina del nervio óptico consigue una alta sensibilidad y un bajo cociente de probabilidad negativo para descartar aumento de la presión intracraneal, mientras que un valor >5 mm posee una alta especificidad y alto cociente de probabilidad positivo para considerar que el paciente tiene una presión intracraneal elevada y requiere pruebas diagnósticas confirmatorias.

APUNTE METODOLÓGICO

La heterogeneidad de los 71 estudios está presente no solo en las variables que explican los autores, sino también en las que no se tienen en cuenta, como son el transductor utilizado para realizar el examen de ultrasonido, el plano de medición, la naturaleza de la lesión o el proceso de la enfermedad, así como el sexo u otras características demográficas de los pacientes. Esto puede afectar a la determinación de un punto de corte apropiado del diámetro de la vaina del nervio óptico.

EN PERSPECTIVA

  1. Según este estudio, una medición superior a 5 mm es indicativo de un aumento de la presión intracraneal. Sin embargo, otros autores, han sugerido que el valor normal superior es de 4,5 mm para los menores de 1 año o menos de 5,0 mm para los mayores de 1 año1. Se han detectado mayores diferencias entre etnias, géneros y patologías2. La importancia clínica de una sola medición a pie de cama es limitada si no se tiene en cuenta el contexto clínico, una medición previa basal de la vaina del nervio y otros factores.
  2. La medición anómala puede disminuir el tiempo para la indicación de un tratamiento más definitivo, lo que puede implicar la realización de una TC, quirófano, la colocación de un catéter intraventricular o la transferencia a otro centro3. Esta aplicación es particularmente útil para pacientes con traumatismo craneal en entornos con recursos limitados y en pacientes inestables que requieren una intervención urgente.
  3. Parece necesario para poder poner en práctica esta técnica desarrollar un protocolo claro de medición. Este protocolo definiría el tipo y orientación del transductor, la posición del paciente, el protocolo de imagen y el método de medición (número de lecturas). Al igual que con cualquier aplicación clínica de ultrasonografía de cabecera, la técnica depende del operador y requiere capacitación. De manera óptima, una intervención educativa protocolizada con evaluación de competencia y garantía de calidad precedería al uso rutinario de esta aplicación.
  4. Una vez que se determinen un punto de corte apropiado para cada edad, etnia, género y patología4, y un protocolo de medición adecuado, se podrá integrar la ecografía como herramienta diagnóstica en la patología intracraneal. El diagnóstico tendrá que estar apoyado en la clínica del paciente y en la confirmación por otros métodos.

BIBLIOGRAFÍA

Valoración

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Nº de votos: 1

Realice esta actividad para poder valorarla.


No hay comentarios
Esta actividad no admite más comentarios
Compartir