Hacemos uso de cookies. Al utilizar nuestros servicios, consideramos que acepta su uso. Más información.
Más información

Artículo original: Chu TP C, Shah A, Walker D, Coleman MP. Pattern of symptoms and signs of primary intracranial tumours in children and young adults: a record linkage study. Arch Dis Child. 2015;100:1115-22.

RESUMEN

El objetivo del estudio es describir el patrón de edad y la evolución temporal de los signos y síntomas de presentación de tumores cerebrales en niños y adultos jóvenes. Para ello los autores realizan un estudio de registros vinculados utilizando datos del Registro Nacional del Cáncer de base poblacional vinculados a dos bases de datos del NHS, entre la cohorte de pacientes de 0 a 24 años diagnosticados de tumores cerebrales en los años 1989-2006 en Inglaterra.

Se recogieron los síntomas y signos relevantes tanto en los registros hospitalarios (HES) como de Atención Primaria (CPRD): 181 pacientes en CPRD y 3959 pacientes en HES, estimando los cambios temporales y edad-específicos en las tasas de presentación previas al diagnóstico. Los signos y síntomas se agruparon en ocho categorías: cefalea, signos inespecíficos de hipertensión intracraneal, convulsiones, alteraciones visuales, neurológicos focales, alteraciones endocrinas o del crecimiento, alteraciones cognitivas o conductuales y alteraciones inespecíficas.

Los signos y síntomas indefinidos para localización fueron dos veces más frecuentes que los signos neurológicos focales. Los signos y síntomas más frecuentes fueron aquellos derivados de la hipertensión intracraneal en el momento del ingreso hospitalario, y alteraciones visuales en Atención Primaria. Los autores concluyen que en pacientes con síntomas relevantes que no se resuelven o que progresan rápidamente debe considerarse la posibilidad de un tumor intracraneal.

PERLAS CLÍNICAS

  1. ¿Cómo se diagnostican los tumores cerebrales en niños y adultos jóvenes?

    El intervalo diagnóstico para los tumores cerebrales es mayor que para muchos otros cánceres pediátricos. Los signos y síntomas clínicos de presentación son muy diversos y a menudo inespecíficos y la sospecha diagnóstica con frecuencia solo se desarrolla cuando el niño presenta signos de localización, como déficits neurológicos focales.

  2. ¿Cuál es la clínica de presentación según grupo de edad y lugar de diagnóstico?

    En Atención Primaria los motivos principales de consulta fueron las alteraciones de la visión en niños de 0-4 años y la cefalea en niños mayores de cuatro años y adultos jóvenes.

    En el momento del ingreso hospitalario predominaron los síntomas relacionados con el aumento de la presión intracraneal y las convulsiones.

    Los déficits neurológicos focales no son frecuentes, especialmente al inicio de la historia natural de los tumores intracraneales.

  3. ¿Cuándo debemos sospechar la presencia de un tumor cerebral en un niño?

    Debemos prestar especial atención a pacientes que consultan de forma repetida por síntomas similares o con historia reciente de rápida progresión de síntomas que producen preocupación a los padres.

    Los síntomas inespecíficos (letargia, cansancio, pérdida de apetito, irritabilidad, somnolencia, fallo de medro) fueron mucho más frecuentes que síntomas y signos de focalidad neurológica, especialmente de forma precoz en el inicio de la historia natural de los tumores intracraneales.

APUNTE METODOLÓGICO

Se trata de un estudio que explora la posibilidad de utilizar los datos disponibles en las bases de datos generadas durante la actividad diaria en Atención Primaria e ingresos hospitalarios.

Los datos de Atención Primaria se encuentran en un escaso número de pacientes, ya que dependen de variables geográficas, la calidad de las variables disponibles, la capacidad del sistema de vincular los registros y el uso de los pacientes de los servicios de salud. Aún así, los autores consideran que se encuentran ante una de las mayores cohortes de base poblacional de tumores intracraneales con diagnóstico histológico verificado y que los datos reflejan de forma adecuada la interpretación de la importancia clínica de los signos y síntomas de los médicos de Atención Primaria y los especialistas hospitalarios.

EN PERSPECTIVA

  1. Los tumores cerebrales son los tumores sólidos más frecuentes en la edad pediátrica. Los síntomas son a menudo inespecíficos y dependen de numerosos factores, como la localización del tumor y la edad del niño, lo que condiciona a menudo retraso en su diagnóstico.
  2. Numerosos estudios describen el tiempo que transcurre desde el inicio de los síntomas hasta el diagnóstico del tumor, con resultados dispares que varían entre las tres semanas1 y los tres meses2. Así mismo, se han intentado determinar síntomas clave que hagan posible un diagnóstico precoz. Los síntomas de aumento de presión intracraneal como la cefalea y los vómitos son los más frecuentemente encontrados en la literatura científica3, pero las alteraciones motoras y visuales, la pérdida de peso, el fallo de medro, la macrocefalia o la pubertad precoz deben alertar a los profesionales de que pueden estar ante un niño con un tumor intracraneal4.
  3. Como conclusión, entre los niños y adultos jóvenes con un tumor intracraneal, los síntomas no focales como letargia, somnolencia, fallo de medro, preocupación parental, cefalea y signos inespecíficos de aumento de presión intracraneal fueron más frecuentes que los signos neurológicos de focalidad en el periodo prediagnóstico. La posibilidad de un tumor intracraneal en el diagnóstico diferencial debería ser considerada siempre en pacientes que se presentan con síntomas que persisten o progresan rápidamente, más que confiar en la presencia o ausencia de signos y síntomas específicos.

BIBLIOGRAFÍA

Pantalla 1 de 2
>

No hay comentarios
Esta actividad no admite más comentarios
Compartir