Hacemos uso de cookies. Al utilizar nuestros servicios, consideramos que acepta su uso. Más información.
Más información

Artículo original: Lynch S, Pedersen O. The human intestinal microbiome in health and disease. N Engl J Med. 2016;375:2369-79. |

RESUMEN

Artículo de revisión que muestra los avances en el conocimiento del microbioma humano, su gran diversidad, sus importantes influencias y funciones, así como su asociación con diferentes enfermedades. Una variedad de análisis independientes de las técnicas de cultivo (16SrRNA, metagenómica, metaproteinómica, metabolómica…) ha permitido conocer y clasificar gran número de microorganismos (microbiota) y analizar su código genético (microbioma). En el tracto gastrointestinal existe un enorme ecosistema microbiano que juega un importante papel en la maduración y en la continuada educación de la respuesta inmune; proporciona protección contra el sobrecrecimiento de patógenos, regula funciones endocrinas intestinales, señales neurológicas, influye en la proliferación celular y vascularización, en la densidad mineral ósea y es una fuente de energía en la biogénesis.

PERLAS CLÍNICAS

  1. ¿Cómo cambia la microbiota intestinal a lo largo de la edad?

    El tipo de parto influirá en la microbiota del lactante. Los recién nacidos de parto vaginal muestran una microbiota intestinal similar a la microbiota intestinal y vaginal de la madre. La microbiota del niño empieza a cambiar para parecerse a la del adulto cuando cesa la lactancia materna (no con la introducción de la alimentación sólida). Durante los primeros años de vida se produce un aumento de la diversidad y funciones de la microbiota, empezándose a estabilizar a partir de los 5 años. En la preadolescencia (entre los 7 y 12 años), aunque el número de bacterias y genes funcionales son similares a los del adulto, la taxonomía y la funcionalidad son distintas. En la edad adulta, la microbiota ya es más estable que en el niño y aunque existe una gran variación interindividual, la capacidad funcional de la microbiota del adulto es similar. En el anciano la microbiota es más inestable y menos diversa, ello se asocia a una disminución de la inmunocompetencia.

  2. ¿Qué factores influyen en la microbiota?

    Factores endógenos y exógenos influyen en la microbiota intestinal, el tipo de parto, los factores genéticos, la respuesta inmune, la dieta (lactancia materna, artificial…), los xenobióticos (antibióticos y otros fármacos), infecciones, ambiente, etc. La persistencia de los efectos de estos factores varía. El sexo, la edad, la dieta y la exposición a agentes antimicrobianos ejercen grandes efectos en la microbiota. El genoma del huésped se asocia con una herencia de familias específicas de bacterias.

  3. ¿Cómo influye la disbiosis de la microbiota intestinal en determinadas patologías?

    Existen numerosas asociaciones entre disbiosis y un espectro de desórdenes crónicos, como la aterosclerosis, el asma, el autismo o los desórdenes metabólicos. La mayor parte de los mecanismos patogénicos son aún desconocidos. Existen hipótesis de cómo desequilibrios en la microbiota son la consecuencia o la causa de enfermedades crónicas poligénicas. Estas hipótesis postulan que:

    • Varios factores endógenos y exógenos o su combinación producirían un aumento de la permeabilidad e inflamación de la mucosa intestinal.
    • Anormalidades subclínicas intestinales favorecerían la expansión de microrganismo oportunistas en personas susceptibles genéticamente a patologías crónicas.
    • Genes producidos por flora disbiótica favorecerían cambios morfológicos y funcionales, a nivel local y sistémico.
    • Enfermedades asociadas a la microbiota intestinal expresadas en personas susceptibles genéticamente, pueden ser transferidas a otras personas genéticamente susceptibles, activando el mecanismo patogénico.
  4. ¿Cómo podemos prevenir o tratar patologías asociadas a la disbiosis?

    Existen diversos estudios clínicos y preclínicos que muestran diferentes estrategias terapéuticas o de prevención para poder modificar posibles desequilibrios de la microbiota. Así, el trasplante o transferencia fecal para casos graves de diarrea recurrente causada por C. difficile es eficaz en aproximadamente el 90% de pacientes afectos. Los resultados de la transferencia fecal en la enfermedad inflamatoria intestinal son más modestos. En enfermedades como el cáncer, se ha visto como algunas bacterias comensales pueden modular el “microambiente” del tumor y la efectividad de los tratamientos de inmunoterapia.

EN PERSPECTIVA

  1. La microbiota intestinal es el conjunto de microorganismos presentes en el tracto gastrointestinal. En los últimos años, gracias a la introducción de técnicas de secuenciación de nueva generación, a través del análisis del 16S ARN ribosómico y al Proyecto de Microbioma Humano, se ha podido ampliar los conocimientos en este campo y detectar microorganismos no aislables mediante técnicas de cultivo1.
  2. La colonización intestinal se produce de forma progresiva desde el periodo prenatal intraútero hasta la edad de 2-4 años, momento en que se adquiere el perfil microbiano característico de la edad adulta2. La concentración observada presenta un gradiente ascendente a lo largo del tracto gastrointestinal, siendo el colon la zona de mayor concentración. También se han observado diferencias considerables en sus características en las diversas capas de pared intestinal.
  3. La microbiota mantiene una relación de equilibrio bidireccional con el huésped y se le han atribuido múltiples funciones a nivel nutricional, metabólico e inmunológico. Aunque se considera que su composición se mantiene relativamente estable una vez completada la colonización, se ha observado cierta variabilidad inter- e intraindividual. Esta variabilidad viene determinada por diversos factores, como por ejemplo la genética o el sistema inmunológico del huésped o modificaciones externas (dieta, fármacos, hospitalizaciones…). Todos estos determinantes pueden contribuir a una pérdida del balance microbiano conocida como disbiosis3.
  4. En la actualidad se están buscando posibles herramientas terapéuticas para poder controlar las modificaciones en la microbiota observadas y sus complicaciones asociadas4.

Bibliografía

Pantalla 1 de 2
>

No hay comentarios
Esta actividad no admite más comentarios
Compartir