Hacemos uso de cookies. Al utilizar nuestros servicios, consideramos que acepta su uso. Más información.
Más información

Artículo original: Castelo-Soccio L. Diagnosis and management of hair loss in children. Curr Opin Pediatr. 2016;28:483-9. |

RESUMEN

La pérdida de cabello en la edad pediátrica es un motivo relativamente frecuente de consulta que precisa un conocimiento de las distintas entidades clínicas, métodos diagnósticos complementarios y tratamientos basados en la mejor evidencia científica. Es un problema que puede esconder otros subyacentes más graves y que, además, genera frecuentemente importante ansiedad en el niño y el entorno familiar, agravados por el uso de tratamientos pseudocientíficos. El artículo que comentamos nos presenta las principales entidades clínicas a considerar, exploraciones complementarias y tratamientos.

PERLAS CLÍNICAS

  1. ¿Cuáles son los principales diagnósticos a considerar en una alopecia focal en un recién nacido?

    Aunque frecuentemente los padres refieren la alopecia congénita causada como producto de un trauma obstétrico, existen otros diagnósticos a considerar como un nevus sebáceo (un hamartoma que se presenta como una alopecia circunscrita que con el tiempo toma una coloración amarillo-anaranjada y puede malignizar con los años), la alopecia triangular temporal (sin riesgo de transformación maligna) o una aplasia cutis (que pueden ser sindrómicas o más frecuentemente aisladas).

  2. ¿Qué sospecharía ante una alopecia con características inflamatorias asociadas en un niño?

    Una de las causas más frecuentes de alopecias focales son las infecciones fúngicas por dermatofitos. Según el agente causal las clasificamos en microspóricas o tricofíticas. Según el reservorio, hablaremos de antropofílicas, zoofílicas y geofílicas. Cuanto más alejado filogenéticamente del hombre (geofílicas), mayor reacción inflamatoria asociada encontraremos, como sucede en el querion.

  3. ¿Qué debemos descartar en una niña con alopecia androgenética?

    Una alopecia androgenética de patrón femenino está frecuentemente asociado al síndrome del ovario poliquístico, por lo que deberíamos investigar otros signos acompañantes como hirsutismo, alteraciones del ciclo menstrual, y una serie de estudios de laboratorio que incluyan hormonas suprarrenales y ováricas.

  4. La alopecia areata es una posible causa tanto de alopecia focal como difusa. ¿Con qué procesos se ha asociado que debemos descartar?

    Habitualmente se relaciona con estrés emocional; sin embargo, ante una alopecia areata es importante investigar la posible asociación con procesos autoinmunes como tiroiditis, diabetes mellitus tipo 1, artritis reumatoide, anemia perniciosa, lupus o vitíligo. Otra causa de alopecia difusa es el síndrome de cabello anágeno suelto, un cuadro generalmente autorresolutivo entre los 8-12 años de edad.

EN PERSPECTIVA

  1. Una correcta aproximación diagnóstica y terapéutica ante el niño con pérdida de cabello es esencial y nos permitirá disminuir de manera importante la ansiedad que ocasiona este diagnóstico, así como identificar posibles patologías subyacentes1.
  2. La presente revisión trata de manera sucinta el problema de la alopecia en la edad pediátrica, proporcionando claves diagnósticas para las principales entidades clínicas. Una buena historia clínica es la mejor ayuda diagnóstica; sin embargo, algunas exploraciones complementarias como el pull test, la dermoscopia, el microscopio óptico e incluso el estudio la microscopía electrónica pueden ser necesarias para establecer el diagnóstico2.
  3. Los diagnósticos son amplios y varían con la edad del niño, pero entre el 90-95% de los casos son producidos por cuatro entidades: la alopecia areata, el efluvio telógeno, la Tinea capitis, y tricotilomanía3.

Bibliografía

Pantalla 1 de 2
>

No hay comentarios
Esta actividad no admite más comentarios
Compartir