Hacemos uso de cookies. Al utilizar nuestros servicios, consideramos que acepta su uso. Más información.
Más información

Varón de 14 años, diagnosticado de déficit de hormona de crecimiento (GH) a la edad de 5 años y en tratamiento sustitutivo desde entonces con GH recombinante. No presenta otros antecedentes personales médicos o quirúrgicos de interés.

En la actualidad presenta una talla de 157 cm (p5, -1,71 desviaciones estándar [DE]) y peso de 55 kg (p27, -0,63 DE) e índice de masa corporal (IMC) de 22,71% (p57, -0,2 DE).

En una revisión rutinaria en la consulta de Endocrinología Pediátrica se detectan lesiones longitudinales, de distribución metamérica, en la región dorsolumbar, de aspecto fibroso, nacarado, no dolorosas (figuras 1 y 2). Han aparecido todas a la vez, progresando lentamente y haciéndose cada vez más evidentes, sin asociar otra sintomatología. No refiere traumatismos ni procesos locales recientes. Tanto el paciente como la familia muestran un comportamiento indiferente ante estas lesiones, y la madre describe las mismas lesiones en uno de sus hermanos. El resto de la exploración física es normal.

Figs. 1 y 2: Lesiones longitudinales, de distribución metamérica en la región dorso-lumbar, siguiendo un patrón lineal, transversal al eje de la columna, con el centro deprimido y de un aspecto fibroso, nacarado, no dolorosas y sin otras lesiones satélite ni a otros niveles.

¿Cuál es su diagnóstico?:

 
 
 
 
Finalizar y volver al índice >

No hay comentarios
Esta actividad no admite más comentarios
Compartir