Hacemos uso de cookies. Al utilizar nuestros servicios, consideramos que acepta su uso. Más información.
Más información

Artículo original:

Hurtado Suazo JA, García Reymundo M, Calvo Aguilar MJ, Ginovart Galiana G, Jiménez Moya A. Trincado Aguinagalde MJ, et al. Recomendaciones para el manejo perinatal y seguimiento del recién nacido prematuro tardío. An Pediatr (Barc). 2014;81:327.e1-327.e7.

Resumen

La prematuridad es la primera causa de morbimortalidad neonatal e infantil en nuestro medio. La tasa de prematuridad varía ampliamente según los países, pero en las dos últimas décadas se ha asistido a un incremento de la misma, que se debe casi exclusivamente a los denominados “prematuros tardíos”, definidos como “aquellos nacidos entre las 34+0 y las 36+6 semanas de gestación”.

Clásicamente, este grupo de pacientes han sido los grandes olvidados de la Neonatología, por ser considerados “casi a término”; sin embargo, la evidencia científica disponible muestra que presentan complicaciones, tanto perinatales como a medio y largo plazo, con una frecuencia considerablemente superior que los recién nacidos a término, y con una incidencia más similar a la de los prematuros de inferiores edades gestacionales.

Conseguir la homogenización de la práctica clínica en la atención a estos prematuros constituye una herramienta de gran utilidad para los neonatólogos responsables de su asistencia.

Leer texto completo en Anales de Pediatría

Pantalla 1 de 2
>

No hay comentarios
Esta actividad no admite más comentarios
Compartir