Hacemos uso de cookies. Al utilizar nuestros servicios, consideramos que acepta su uso. Más información.
Más información

Artículo original:

Paricio Talayero JM, Marta Díaz-Gómez N, Landa Rivera L, Sánchez Palomares M, Escrivá Cholbi L. Medicamentos y lactancia materna. An Pediatr Contin. 2014;12:239-43.

Resumen

Proscribir la lactancia materna por tomar un medicamento, sin datos científicamente contrastados, es obviar los beneficios de la lactancia. Un medicamento tomado por la madre que afecte al lactante debe primero alcanzar el plasma materno, luego excretarse en la leche, absorberse en el intestino del lactante y tener toxicidad.

Medicamentos de uso tópico (cutáneo, otológico, gastrointestinal, respiratorio) llegan escasamente al plasma. Sustancias muy ligadas a proteínas, de peso molecular alto, no liposolubles, ácidas, ionizadas y de volúmenes de distribución elevados tienen escaso paso a la leche. Sustancias de baja biodisponibilidad oral son mal absorbidas por el intestino del lactante. Los medicamentos de uso pediátrico son más fiables.

Conociendo la concentración del medicamento en leche, podemos calcular la dosis teórica diaria que recibe el lactante y la dosis relativa respecto a la habitual. En general, un fármaco con una dosis relativa < 10% se considera seguro durante la lactancia.

Más información:

Leer texto completo en Anales de Pediatría Continuada

Pantalla 1 de 2
>

No hay comentarios
Esta actividad no admite más comentarios
Compartir