Hacemos uso de cookies. Al utilizar nuestros servicios, consideramos que acepta su uso. Más información.
Más información
Figura 1. Lesión excrecente con amplia base de implantación en cabeza del húmero derecho, de bordes bien delimitados, asociada a agrandamiento y deformidad de la epífisis proximal del húmero, sin destrucción de la cortical del hueso.
Figura 2. Lesiones excrecentes sésiles bien delimitadas en la metáfisis distal del fémur y la metáfisis proximal del peroné, que no ocasionan destrucción cortical, y que presentan continuidad entre la cortical y medular de la lesión y sus correspondientes en el hueso originando un agrandamiento quístico a dichos niveles.

Paciente varón de ocho años de edad que consulta por presentar una tumoración indolora en el hombro derecho que su familia ha notado recientemente. En la exploración se aprecia una protrusión dura en la cabeza del húmero, no móvil, no dolorosa a la palpación, sin limitaciones a la movilidad de la articulación escapulohumeral derecha. En el resto de la exploración por aparatos no hay otros hallazgos. Talla y peso en percentiles adecuados. No refieren antecedentes familiares de enfermedades musculoesqueléticas.

Se solicita una radiografía de hombro derecho (figura 1). Ante los hallazgos observados, se realiza un estudio radiológico esquelético, encontrando múltiples lesiones óseas excrecentes sésiles, de bordes bien delimitados, sin destrucción cortical, con continuidad entre la lesión y el hueso, situadas a nivel de la metáfisis proximal de ambos húmeros, la metáfisis proximal y distal de ambos fémures, las metáfisis proximales de ambas tibias y distal de la tibia izquierda, y también en las metáfisis proximales de ambos peronés (figura 2).

¿Cuál es su diagnóstico?

 
 
 
 
Finalizar y volver al índice >

No hay comentarios
Esta actividad no admite más comentarios
Compartir