Hacemos uso de cookies. Al utilizar nuestros servicios, consideramos que acepta su uso. Más información.
Más información

Artículo original: Simon DR, Aronoff SC, Del Vecchio MT. Etiologies of hemoptysis in children: a systematic review of 171 patients. Pediatr Pulmonol. 2016;52:255-9. |

RESUMEN

Con el objetivo de estimar la frecuencia relativa de las distintas causas de hemoptisis en niños (0-21 años de edad), los autores hacen una revisión sistemática siguiendo las directrices PRISMA de las series de casos de hemoptisis en niños con al menos diez casos publicadas entre 1960 y agosto de 2015. Siete publicaciones cumplieron sus criterios de inclusión, sumando un total de 171 casos. Las infecciones respiratorias fueron la causa más frecuente (37,6%), seguidas de la categoría “otras causas” (31,8%), que incluye causas diversas, como complicaciones de traqueostomía, (5,8%) o aspiración de cuerpo extraño (5,8%). Se encontró una causa concreta en el 89% de los casos.

PERLAS CLÍNICAS

  1. ¿Es frecuente la hemoptisis como motivo de consulta en niños y adolescentes?

    La hemoptisis es rara en la infancia y adolescencia, aunque cuando aparece es un motivo de intensa preocupación en los padres, los niños y los médicos que los atienden. Esta revisión pone de manifiesto que hay muy pocas series de casos grandes y que, en un plazo de 55 años, solo se han publicado siete series de entre 10 y 40 casos, que en total suman solo 171 casos. Curiosamente, poco antes de que se publicara esta revisión sistemática apareció una serie en China con 106 pacientes, la más grande publicada hasta ahora, que muestra resultados muy parecidos1. Así pues, es muy difícil para un neumólogo pediátrico individual adquirir una experiencia personal grande y de ahí la importancia de un estudio de revisión sistemática.

  2. ¿Cuál es la causa más frecuente de hemoptisis en niños y adolescentes?

    La causa más frecuente de hemoptisis en niños y adolescentes son procesos infecciosos respiratorios, que representan algo más de la tercera parte de los casos (37,6%) e incluyen todos los procesos de naturaleza infecciosa, como neumonía (12% del total), bronquitis (10%) y tuberculosis (7%). Otras causas más raras son las malformaciones arteriovenosas, la linfangiomatosis, la trombosis de la vena pulmonar o la hemosiderosis pulmonar idiopática, todas con una incidencia inferior al 3%. Sin embargo, hay que resaltar que casi las dos terceras partes de los niños y adolescentes incluidos en este estudio tenían otras causas diferentes muy variadas.

  3. ¿Merece la pena estudiar la causa de la hemoptisis en niños y adolescentes?

    Sí. Este estudio nos muestra que, en la mayoría de los casos de niños y adolescentes que consultan por hemoptisis, se puede encontrar una causa con métodos diagnósticos ordinarios. Si a esto sumamos que la hemoptisis puede estar originada por enfermedades potencialmente graves (tuberculosis en el 7% de los casos, hemorragia pulmonar idiopática en el 4%, cáncer en el 4%, entre otras) y variadas, el diagnóstico de la hemoptisis debe aclararse siempre.

APUNTE METODOLÓGICO

Este estudio es una revisión sistemática de series de casos, a su vez, series retrospectivas. Aunque la revisión en sí cumple con los criterios de calidad de las directrices PRISMA2, los datos originales son propensos a sesgos, tal como reconocen muy bien los autores. Desgraciadamente, tampoco incluye la serie más grande publicada hasta ahora que habría añadido 106 casos a los 171 incluidos en el estudio1.

EN PERSPECTIVA

  1. La hemoptisis como motivo de consulta es muy infrecuente en niños y adolescentes, por lo que es muy difícil adquirir individualmente una experiencia grande en esta situación clínica. Esta revisión sistemática proporciona una información muy valiosa sobre la frecuencia relativa de las causas de hemoptisis en las series reales publicadas en los últimos 55 años.
  2. En la mayoría de las revisiones narrativas de hemoptisis en la infancia y adolescencia se indican como causas un número grande de enfermedades y situaciones clínicas diferentes, sin poder establecer su frecuencia relativa. Esta revisión sistemática nos aporta datos empíricos valiosos que establecen que más de la tercera parte de los casos se deben a infecciones respiratorias, pero que hay también un buen número de casos con frecuencias relativas más bajas debidas a enfermedades potencialmente graves. Y, finalmente, que en el 89% de los casos publicados se pudo establecer la causa de la hemoptisis.
  3. La práctica habitual ya establece la necesidad de descubrir el origen de la hemoptisis. Este estudio aporta datos que respaldan el hacerlo, pues se consigue en la gran mayoría de los casos.
  4. El trabajo se centra en sus objetivos y no aborda detenidamente los métodos diagnósticos adecuados para la hemoptisis. No existen directrices de práctica clínica sobre hemoptisis en niños y adolescentes, aunque sí excelentes revisiones3 y casos clínicos con un abordaje estructurado4.

Bibliografía

Pantalla 1 de 2
>

No hay comentarios
Esta actividad no admite más comentarios
Compartir