Hacemos uso de cookies. Al utilizar nuestros servicios, consideramos que acepta su uso. Más información.
Más información

Artículo original:

Martínez González C, Tasso Cereceda M, Sánchez Jacob M, Riaño Galán, en representación del Comité de Bioética de la AEP. Pediatras sólidos en tiempos líquidos. Reanimando la profesionalidad. An Pediatr 2017;86:354.e1-4.

Resumen

La profesionalidad es un conjunto de valores, deberes y compromisos éticos que nos define desde Hipócrates. En esencia, es una actitud que, más allá de cumplimientos técnicos, está motivada por la responsabilidad hacia los pacientes y la sociedad.

Un conjunto de valores sólidos que parece en declive en este mundo líquido e inestable, en el que observamos con preocupación que apenas se enseñan conceptos como vocación, excelencia o virtud; existe escaso interés por la ética; altas tasas de desgaste profesional; decae el altruismo y la empatía antes de terminar la carrera y es patente que los residentes pasan más tiempo frente al ordenador que dedicados a los pacientes. Hechos que constatan la necesidad de reanimar la profesionalidad, y formar pediatras sólidos, a través del currículo oculto y académico, con actitudes y valores como la honestidad, la integridad, la confianza, el respeto, la compasión, la empatía, el altruismo y la responsabilidad.

Leer texto completo en Anales de Pediatría.

Pantalla 1 de 2
>

Ver comentarios
Esta actividad no admite más comentarios
Compartir