Hacemos uso de cookies. Al utilizar nuestros servicios, consideramos que acepta su uso. Más información.
Más información

Artículo original: McPherson ML, Shekerdemian L, Goldsworthy M, Minard CG, Nelson CS, Stein F, et al. A decade of pediatric tracheostomies: Indications, outcomes, and long-term prognosis. Pediatr Pulmonol. 2017;52:946-53. |

RESUMEN

Estudio retrospectivo de los pacientes traqueostomizados en el plazo de 2001-2011 en el Texas Children’s Hospital, (Houston, Texas, EE. UU.) con especial interés en la mortalidad y la frecuencia de decanulación. Recogen un total de 428 pacientes atendidos y traqueostomizados en la Unidad de Cuidados Intensivos. Dividen los grupos según la patología que causa la necesidad de traqueostomía (obstrucción de vía aérea, enfermedad neurológica congénita, enfermedad neurológica adquirida, enfermedad respiratoria congénita y enfermedad respiratoria adquirida). La edad media de intervención es de 1,5 años (3 días-24 años). Presentan una mortalidad global del 23% durante el estudio, siendo la menor en el grupo de obstrucción de la vía aérea y la mayor entre los pacientes neurológicos. El 38% de los pacientes fueron decanulados, siendo los pacientes neurológicos los que presentan menor probabilidad de decanulación (se entiende por decanulación el momento en el que se retira la cánula de traqueostomía y el paciente se queda sin dicho dispositivo, ventilando de forma autónoma y sin soporte). Aproximadamente la mitad de los pacientes fueron dados de alta con necesidad de soporte respiratorio mecánico añadido a su traqueostomía.

PERLAS CLÍNICAS

  1. ¿Cuántos niños se traqueostomizan al año en EE. UU. y cuál es el coste hospitalario estimado? ¿Cuáles son las condiciones que conducen a necesitar una traqueostomía?

    Aproximadamente se traqueostomizan más de 4800 niños cada año en EE. UU., lo cual supone un coste hospitalario anual de aproximadamente 1000 millones de dólares en conjunto.

    Las causas que conllevan a necesitar una traqueostomía son neurológicas, enfermedades neuromusculares, enfermedades pulmonares y cardiopatías, además de las obstrucciones de la vía aérea.

  2. ¿Qué número de pacientes necesitaron una traqueostomía durante ese periodo y cuál fue la indicación más frecuente? ¿Cuántos de ellos necesitaron soporte respiratorio al alta? ¿Cuántos necesitaron una gastrostomía?

    Entre 2001 y 2011, 428 pacientes necesitaron una traqueostomía. La indicación fundamental fue por enfermedades neurológicas. 53% de ellos necesitaron algún tipo de soporte ventilatorio al alta y más de dos tercios necesitaban una gastrostomía.

  3. ¿Cuál es la mortalidad intrahospitalaria y cuál la mortalidad global de estos pacientes? ¿Cuál es el tiempo medio con una traqueostomía? ¿Cuál la frecuencia de decanulación?

    Hay diferentes estudios que presentan cifras de mortalidad intrahospitalaria de 1,9% (este artículo), 5,6, 6,6, 14, y hasta el 39%. El tiempo medio portando una traqueostomía fue de 5 años.

    Para proceder a la decanulación, previamente se debe constatar, entre otras, que la causa que propició la necesidad de su colocación está resuelta. El fracaso en estas maniobras o fallo de decanulación nos indicará una incapacidad del paciente para la autonomía respiratoria o una obstrucción de la vía aérea superior al punto de entrada de la cánula en la tráquea.

    En este estudio la mitad de los supervivientes fueron decanulados. Los porcentajes de decanulación según los estudios pueden ser del 12 al 75%.

APUNTE METODOLÓGICO

La debilidad principal del estudio es que no se estudian las causas de mortalidad. Al no conocerlas, no se puede hablar de mortalidad debida a la traqueostomía sino de mortalidad en pacientes traqueostomizados. Es un dato que sería de gran interés para los profesionales tanto a la hora de la indicación como del seguimiento. Si la mortalidad es por complicaciones de la traqueostomía o por el devenir de la enfermedad de base del paciente cambia a la hora de enfrentarse a tratar de optimizar la frecuencia de decanulación.

Por otro lado, es un estudio retrospectivo con cierto número de pérdidas de pacientes, lo cual compromete la validez de los resultados.

Al tratarse de un centro con un programa de adiestramiento y seguimiento de los pacientes traqueotomizados y de sus familias, los resultados serán mejores que aquellos centros que no los posean. Por ello estos resultados pueden sobreestimar lo que serían los resultados globales.

EN PERSPECTIVA

  1. La traqueostomía sigue siendo una alternativa habitual ante aquellos pacientes con dificultad en la ventilación autónoma. Diferentes enfermedades o afecciones conducen a la necesidad de recurrir a ella, siendo la mayoría pacientes con ingreso prolongado en Unidades de Cuidados Intensivos1,2.
  2. El pronóstico y la supervivencia de los pacientes traqueostomizados al alta depende en gran medida del adiestramiento de padres o cuidadores, presentando mejores estadísticas aquellos centros que disponen de programas de adiestramiento específicos para el cuidado y atención de estos niños3,4.
  3. La mortalidad en estos pacientes sigue siendo relevante al igual que las comorbilidades. Un gran número de pacientes necesitan dispositivos al alta bien para asegurar la ventilación o bien para optimizar la nutrición4,5.
  4. Hacen falta estudios que independicen las complicaciones y los porcentajes de decanulación en función de las patologías que condicionaron la necesidad de la misma. Esto ayudará a los profesionales a entender, anticiparse a las complicaciones y optimizar el tratamiento en cada caso1,6.

Bibliografía

Pantalla 1 de 2
>

No hay comentarios
Esta actividad no admite más comentarios
Compartir